Archive Page 2

La Presentación de la Santísima Virgen María en el Templo

Ayer, por ser el último Domingo del año litúrgico, celebramos la festividad de Cristo Rey. Pero también, el 21 de Noviembre celebramos la festividad de la Presentación de la Santísima Virgen María en el Templo. Esta fiesta nace a raíz de la dedicación de la iglesia de Santa María la Nueva en Jerusalén en el año 543 que fue construida cerca del Templo. Los orígenes de esta fiesta, sin embargo, hay que buscarlos en el escrito apócrifo «Protoevangelio de Santiago».

Según este evangelio apócrifo María fue llevada al Templo de Jerusalén cuando tenía tres años hasta los doce, así María pasó en Jerusalén toda su infancia. Puesto que María era de la tribu de David, tenía el privilegio, junto con otras jóvenes, de tejer el velo del Templo. La literatura rabínica confirma el hecho de que algunas jóvenes confeccionaban cada año dos velos para el Templo. «El velo del templo (nos cuenta Rabbì Simón ben Gamaliel en el Talmud) tenía un espesor de un palmo. Estaba trenzado con setenta y dos cordones compuestos cada uno de ellos por veinticuatro hilos. La longitud era de cuarenta codos y la anchura de veinte. Ochenta y dos jóvenes lo tejían. Se confeccionaban dos por año. Hacía falta la ayuda de trescientos sacerdotes para moverlo»

Para captar el verdadero alcance de la afirmación del «Protoevangelio de Santiago» hay que recordar que, en la teología judía, el templo de Jerusalén no era más que una copia del verdadero Templo, que se encontraba en el cielo. El templo de Jerusalén es el lugar de la Presencia de la gloria de Dios, el lugar de Dios en medio de los hombres. El Templo, dice un Midrásh, es imagen del cuerpo. En el Templo se encontraba el candelabro de siete brazos (menoráh); en el cuerpo del hombre hay siete puertas en la cabeza que la iluminan…

¿Cómo fue el crecimiento de María en el Templo?, ¿qué hacía María en el Templo? A estas preguntas San Máximo el Confesor responde:

El crecimiento de María fue un crecimiento en lo secreto, alimentada por un ángel, cercana siempre a las Escrituras que guardaba en su corazón, su alma estaba siempre llena de amor hacia los hombres y hacia Dios…

En el Templo, María, lee y medita las Escrituras, que conocía de memoria. Todo allí le hablaba del Mesías, el esperado de las gentes. En el Templo María se prepara para la irrupción inminente del Xaire del ángel Gabriel. En el Templo medita la palabra día y noche, y mientras teje el velo que cubre la Presencia de Dios, recuerda las palabras del salmo 139: «Me has tejido en el vientre de mi madre». María estaba destinada a ser un templo vivo de la divinidad.

La fiesta que ayer recordamos pero que no pudimos celebrar no nos recuerda sólo las obras que Dios hizo en María. Todo lo que se dice de María se dice también de la Iglesia y de cada cristiano. También nosotros estamos llamados a vivir consagrados a Dios, a ser morada y Templo del Señor en medio de este mundo que le espera sin saberlo y que no conoce su amor.

Y así, esta fiesta, nos prepara también para el Adviento que ya se acerca.

B16 nombra 24 nuevos cardenales

Ayer sábado tuvo lugar en Roma el Consistorio de Cardenales. En él, B16 nombró 24 nuevos cardenales y, como son nuevos en esto, les explicó qué significa ser cardenal:

Non è la logica del dominio, del potere secondo i criteri umani, ma la logica del chinarsi per lavare i piedi, la logica del servizio, la logica della Croce che è alla base di ogni esercizio dell’autorità. In ogni tempo la Chiesa è impegnata a conformarsi a questa logica e a testimoniarla per far trasparire la vera “Signoria di Dio”, quella dell’amore.

Venerati Fratelli eletti alla dignità cardinalizia, la missione, a cui Dio vi chiama quest’oggi e che vi abilita ad un servizio ecclesiale ancora più carico di responsabilità, richiede una volontà sempre maggiore di assumere lo stile del Figlio di Dio, che è venuto in mezzo a noi come colui che serve (cfr Lc 22,25-27).

Y en español:

No es la lógica del dominio, del poder según criterios humanos, sino la lógica de inclinarse para lavar los pies, la lógica del servicio, la lógica de la Cruz la que está a la base de todo servicio de autoridad. En todo tiempo la Iglesia está empeñada en conformarse a esta lógica y a testimoniarla para hacer transparentar la verdadera “lógica de Dios”, la lógica del amor.

Venerados hermanos electos a la dignidad cardenalicia, la misión, a la cual hoy Dios os llama y que os habilita a un servicio eclesial aún más cargado de responsabilidad, requiere una voluntad siempre mayor de asumir el estilo del Hijo de Dios, que ha venido en medio de nosotros como aquel que sirve.

Lo que dice este Papa es impresionante. Yo me pregunto si esto lo han leído todos los que tienen algún servicio de autoridad (es decir, servicio) en la Iglesia. Aunque lo importante no es leerlo sino creérselo y vivirlo. En fin… y aquí un video de la celebración:

 

¿Muerte digna?

Leo que el gobierno aprobará en marzo una ley sobre la “muerte digna”. Lo ha anunciado Rubalcaba.

Me pregunto cuál será el concepto de dignidad que se maneja: ¿ser hijos de Dios? ¿haber sido creados a su imagen y semejanza? ¿poderse tomar una Coca-cola con tranquilidad?

No sé, pero yo no me fío.

La noticia se puede leer, no sé con que grado de parcialidad eclesial, aquí.

Y aquí una comparativa de qué se entiende en Europa por “muerte digna”.

Dos tipos de error (II de II)

La biografía de Frank McCourt es, en el fondo, la historia de un hombre que pierde la fe. El fragmento que enlacé ayer no es sino el único momento en toda su vida en que un sacerdote ejerce su papel de pastor. Todo lo demás que cuenta acerca de cómo le hablaron de Dios está impregnado de un fortísimo moralismo. Cada persona que habló a Frank McCourt sobre Dios lo hizo presionándole, despreciándole, abusando de su poder… e incluso un sacerdote intentó abusar de él sexualmente. Y esto es grave: Frank pudo haber conocido al Dios que se hace hombre por amor y que muere por la redención de nuestros pecados (de gratis); pero en lugar de eso conoció a un Dios que le exigía, mediante el castigo de la pena eterna, ser perfecto como Él y su Hijo son perfectos.

Y ese Dios del que le hablaron a Frank McCourt, todo sea dicho, nos lo hemos inventado los hombres con tanto comer de la manzana. Ese Dios no existe.

Otra obra autobiográfica que leí hace poco es “Blankets” de Craig Thompson: un cómic sobre la juventud y el primer amor del autor. Una maravilla en todos los niveles: dibujo, guión, narrativa… y una pena en el nivel humano: Craig también perdió la fe por cómo le predicaron.

Me falta discernimiento para identificar con más detalle los motivos por los que cada uno de los dos pierde la fe. Pero creo que todo está muy relacionado con estos dos versículos del evangelio de San Lucas:

“¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aún con un dedo las tocáis.” (Lc 11, 47)

“¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia; vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis.” (Lc 11, 52)

Pero como dice Descartes, hay dos tipos de errores: la excesiva precipitación y la excesiva prevención. Así, el error opuesto a este moralismo es el de aquél que vive y dice como si las obras del cristiano, por el perdón de Dios, no tuvieran trascendencia alguna.

Es complicado tener el discernimiento, la luz y la sabiduría adecuada para hablar sobre esto. Yo no la tengo (disculpad, por tanto, mi osadía al atreverme a escribir), por lo que pido que me permitáis, sencillamente, que únicamente cite unos versículos de Jeremías:

“Por tanto, así dice Yahveh Sebaot: no escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os están embaucando. Os cuentan sus propias fantasías, no cosa de boca de Yahveh. Dicen a los que me desprecian: <<Yahveh dice: ¡Paz tendréis!>> y a todo el que camina en terquedad de corazón: <<No os sucederá nada malo>>.

(…) En los días futuros os percataréis de ello: Yo no envié a esos profetas, y ellos corrieron. No les hablé, y ellos profetizaron. Pues si asistieron a mi consejo, hagan oír mi palabra a mi pueblo, y háganle tornar de su mal camino y de sus acciones malas.” (Jer 23, 16-18.21-22)

“No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra. No te postrarás ante ellas ni les darás culto porque yo Yahveh, tu Dios, soy un Dios celoso…” (Éx 20, 4-5)

Dios es un misterio. La manera en que es celoso de nuestras acciones y al mismo tiempo las perdona todas, otro misterio. Del mismo modo que el infierno es un misterio. Y el juicio, otro. No lo adelantemos.

1 año

Hoy el blog cumple un año.

¿Para qué sirve recordarlo? Únicamente para agradecer.

Agradecer por las más de 30000 visitas, los 860 comentarios, los mails de agradecimiento… vuestras visitas.

Han sido 365 días, 206 entradas, muchos textos, enlaces, videos, palabras… y todo con un único objetivo mostrar un poco a “la realidad más alta e insuperable, id quo maius cogitari nequit”

B16, en la exhortación Verbum Domini ha dicho:

En el mundo de  internet, que permite que millones y millones de imágenes aparezcan en un número incontable de pantallas de todo el mundo, deberá aparecer el rostro de Cristo y oírse su voz, porque « si no hay lugar para Cristo, tampoco hay lugar para el hombre ».

Pues eso, a mirar a Cristo; hablar de Él es, casi, una obligación, habida cuenta de todos los dones y gracias recibidas.

Os dejo el enlace de la primera de las entradas… ayuda a recordar el porqué de este blog.

Saber esperar… el principio del comienzo

Dos tipos de error (I de II)

Os pongo en antecedentes: Frank McCourt se ha criado en Limerick, lo más pobre y moralista de la Irlanda católica. Allí han muerto tres de sus hermanos y ha visto cómo su padre les abandonaba a causa del alcoholismo. Allí, el día de su 16º cumpleaños sale a pasear atormentado por una idea: Theresa, hija de una familia rica con la que ha estado acostándose, ha muerto a causa de la tisis y va a ir al infierno. Donde probablemente, vaya él también.

… me paseo por las calles de Limerick hasta que la lluvia me hace entrar en la iglesia de los franciscanos, donde esta San Francisco entre sus pájaros y sus corderos. (…)

Estoy tan débil por el hambre y por el llanto que estoy a punto de caerme al suelo, ¿y tendrías la bondad de ayudarme, Dios o San Francisco?, porque hoy cumplo dieciséis años, y he pegado a mi madre y he mandado a Theresa al infierno y me he hecho pajas por todo Limerick y por toda su comarca, y tengo miedo de la rueda de molino atada a mi cuello.

Un franciscano se acerca a él y le habla.

– ¿Querrías confesarte?

– No puedo, padre. He hecho cosas terribles.

– Dios perdona a todos los que se arrepienten. Envió a Su único Hijo Amado para que muriera por nosotros.

– No puedo contárselo, padre. No puedo.

– Pero puedes contárselo a San Francisco, ¿verdad?

– Ya no me ayuda.

– Pero tú lo quieres, ¿verdad?

– Sí. Me llamo Francis.

– Entonces cuéntaselo a él. Nos quedaremos aquí y tú le contarás las cosas que te inquietan. Si yo te escucho aquí sentado no seré más que los oídos de San Francisco y de Nuestro Señor.

Hablo con San Francisco, le hablo de Margaret, Olivier, Eugene, de mi padre que cantaba Roddy McCorley y no traía dinero a casa, de mi padre que no enviaba dinero de Inglaterra, de Theresa y el sofá verde, de mis pecados terribles en Carrugogunnell, de por qué no pudieron ahorcar a Hermann Goering después de lo que hizo a los niños pequeños, cuyos zapatos estaban esparcidos por el campo de concentración, del hermano jesuita que me cerró la puerta en las narices, de cuando no me dejaron ser monaguillo, de mi hermano pequeño Michael que andaba por el callejón con el zapato roto, de mis ojos enfermos que me avergüenzan, de las lágrimas en la cara de mamá cuando le di una bofetada.

El padre Gregory me dice:

– ¿No querrías quedarte aquí sentado en silencio y rezar unos minutos más?

(…) Mira a San Francisco y al sagrario e inclina la cabeza, y yo supongo que está hablando con Dios. Después me dice que me arrodille, me da la absolución, me dice que rece tres avemarías, tres padrenuestros, tres glorias. Me dice que Dios me perdona y que yo debo perdonarme a mí mismo, pues sólo cuando amas a Dios en ti mismo puedes amar a todas las criaturas de Dios.

– Pero yo quiero saber si Theresa Carmody está en el infierno, padre.

– No, hijo mío. Seguro que está en el cielo. Sufrió como los mártires antiguos, y Dios sabe que ésa es una pena suficiente. No dudes de que las hermanas del hospital no la dejaron morir sin un sacerdote.

– ¿Está seguro, padre?

– Lo estoy, hijo.

Me bendice otra vez, me pide que rece por él, y yo troto feliz por las calles lluviosas de Limerick, pues sé que Theresa está en el cielo y ya no tose.

Fragmento de Las Cenizas de Ángela

Primero de los tres libros autobiográficos de Frank McCourt

El Evangelio cuerpo de Cristo

Interesantes palabras de un santo del s. IV

«Nosotros leemos las Sagradas Escrituras. Yo pienso que el Evangelio es el Cuerpo de Cristo; yo pienso que las Sagradas Escrituras son su enseñanza. Y cuando él dice: “Quién no come mi carne y bebe mi sangre” (Jn6,53), aunque estas palabras puedan entenderse como referidas también al Misterio [eucarístico], sin embargo, el cuerpo de Cristo y su sangre es realmente la palabra de la Escritura, es la enseñanza de Dios. Cuando acudimos al Misterio [eucarístico], si cae una partícula, nos sentimos perdidos. Y cuando estamos escuchando la Palabra de Dios, y se nos vierte en el oído la Palabra de Dios y la carne y la sangre de Cristo, mientras que nosotros estamos pensando en otra cosa, ¿cuántos graves peligros corremos?»

(San Jerónimo, citado por B16 en la Exhortación Verbum Domini)


Una luz en la noche

"Observad con más frecuencia las estrellas. Cuando estéis apesadumbrados mirad las estrellas o el azul del cielo. Cuando os sintáis tristes, cuando os ofendan…entreteneos… con el cielo. Entonces vuestra alma encontrará el sosiego" Pavel A. Florenskij

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 37 seguidores

Entradas antiguas

calendario

visitantes

  • 104,055 visitantes

localización visitantes


A %d blogueros les gusta esto: