En esta página ofrecemos todas las  respuestas que varios jóvenes han dado a una pregunta fundamental: ¿Por qué soy cristiano? y que se han ido publicando, a lo largo de varios meses, en este mismo blog. Ahora las recogemos todas agrupadas, sin las introducciones y con un enlace al post en el que fueron publicadas originalmente.

Ser cristiano no es una casualidad ni una desgracia, sino un don precioso que muchos hemos recibido. Dar testimonio de esto forma parte de nuestro ser cristiano y, como decía San Pedro es su epístola, damos a quien nos pregunta razón de nuestra esperanza (1Pe 3, 15). ¿Qué esperanza? Cristo es nuestra esperanza. Saber esperar es saber esperarLe y dar razón de nuestra esperanza es dar razón de por qué somos cristianos, de por qué seguimos a Cristo, el más bello de los hombres, el hijo amadísimo de Dios.

No es esto cosa baladí. Ya lo decía San Pablo: “Quiso Dios salvar al mundo mediante la necedad de la predicación”. Es el poder de la palabra el que ha actuado sobre todos nosotros y puede, igualmente, Dios servirse de uno para acrecentar la esperanza de otros.

¿Por qué soy cristiano? Responder esta pregunta solidificará tu fe.

Responder esta pregunta es un signo de amor hacia Dios de estos jóvenes. Reconocen cómo Dios ha actuado en sus vidas, les ha pedido que le siguiesen, ¡les ha enamorado!

Sus palabras y experiencias son un consuelo para todos nosotros pues nos dicen: ¡no estáis solos en el camino hacia Dios!, no eres un loco (aunque un poco sí), mira a tu alrededor: ¡Dios sigue vivo, sigue realizando proezas, obrando con brazo fuerte y extendido…!

Estos testimonios son sólo un pequeño ejemplo de ello.

Desde aquí quiero agradecer a todos los que, con gran alegría y sencillez, han escrito todos estos testimonios. Y no lo olvidéis: quien se declara por Cristo, Cristo se declarará también por él.

¿Por qué soy cristiano? I

«Soy cristiano porque soy persona. Como persona tengo la necesidad profunda de sentirme amado incondicionalmente. He buscado este amor en muchos sitios y sólo he encontrado este Amor en uno, la Iglesia. El único amor incondicional. Sentirte amado es estar en Paz. Estar en paz, paz interior, es ser feliz, y yo quiero ser feliz. Soy cristiano porque quiero ser feliz. Ser amado por este Amor también es sentirte perdonado, profundamente perdonado y muchas veces sorprendentemente perdonado. Me gusta sentirme sorprendentemente perdonado, eso es algo que no puedes encontrar en ningún otro sitio que no sea en Jesucristo. He conocido a Jesucristo, único que llena el vacío, que lo llena y rebosa. Por eso soy cristiano.»

¿Por qué soy cristiano? II

«Soy cristiana por la infinita misericordia de Dios. Aunque siempre existe un día decisivo en el que libremente te abrazas (o más bien te abandonas) a Cristo. En concreto, en mi caso, fue en septiembre del 2007, aunque “siempre” haya sido cristiana. Es entonces cuando comprendí, con la mayor dulzura que jamás había experimentado, que mi corazón no podría ser feliz mas que escondido en el misterio de la Cruz. Y esto no es nada místico: yo no tenía que hacer nada, ni fingir nada, ni siquiera fingir que era una buena cristiana o que “ya me lo sabía todo”. Sólo esperar y mirarlo. Experimenté la gratuidad absoluta (la alegría, el amor, el abrazo de María) que solo recibe quien no tiene nada que ofrecer más que unas manos vacías o un corazón humillado. Y todo lo demás ha sido gracia desde entonces. Soy cristiana porque Jesús es fascinante, porque me enseña a mirar, a estar en el mundo. Porque quiero amar y ser amada. Porque necesito que venga a redimirnos a todos y que podamos descansar en él. Porque el hombre no está condenado a la soledad ni al silencio. Y lo dijo Dostoievski mejor que yo: «Si alguien me demostrase que Cristo está fuera de la verdad y si realmente la verdad estuviese fuera de Cristo, yo desearía permanecer más bien con Cristo que con la verdad».

¿Por qué soy cristiano? III

«Soy cristiano porque mi vida no es un sin sentido, porque no soy fruto del azar y de la evolución. Porque soy fruto de un pensamiento bello y lleno de amor de Dios. Porque soy querido en la Iglesia y necesario para ella. Porque Cristo es la vida mejor, lo mejor que le ha pasado a mi vida, lo mejor que ha pasado por mi vida. Porque nada hay más hermoso que haber sido alcanzado, sorprendido por Cristo y su Evangelio, porque no hay nada más bello, más sublime, más hermoso que conocerle y poderle anunciar, porque nada hay más impresionante que la amistad con Él»

¿Por qué soy cristiano? IV

«Preguntarle a un cristiano porque lo es (o más bien porque desea la gracia para serlo), es como preguntarle a alguien que haya visto a Giselle Bündchen por que le gusta! ¿Hay acaso elección? Lo cierto es que en mi vida, sólo ha habido un pequeño instante de elección y fue, tal y como le ocurrió al ciego de Jericó que esperaba en el camino, el instante en el que oyendo que Jesús iba a pasar por allí, decidí quedarme sentado. Todo lo demás ha sido inevitable. Todo lo demás es gracia. Una vez que fui mirado y abrazado por Jesús, supe que no había otra verdad, que la que se ve con sus ojos y se palpa con sus manos abiertas en la cruz. ¿Así que porque vivir una vida achatada a mis limitaciones y mis miedos si Jesús me regala su estatura? La verdad es que soy cristiano por conveniencia, menudo regalazo! Ahora recupero mi deseo de niñez: cuando sea mayor quiero ser cristiano. “Ni ya tengo otro oficio, que ya solo en amar es mi ejercicio”(san Juan de la Cruz)»

¿Por qué soy cristiano? V

«Creo en Dios porque sino todas las cosas que he vivido desde pequeña serian absurdas e inexplicables. Digamos que no tengo más remedio, en el buen sentido. Cuando yo tenía 5 años partí con mi familia en misión a un país pagano y lejano, allí, vivíamos una vida normal, sencilla, en ocasiones muy difícil, pero siendo participes de milagros en nuestra casa. Al ir creciendo, Cristo, Dios hecho hombre, ha querido que yo lo conozca personalmente. Me ha dado fortaleza en situaciones duras, me ha permitido perdonar de corazón, me ha regalado cosas innumerables, que nunca tendré bastante para agradecérselo… Si hoy en día creo en Dios es porque Él así lo ha dispuesto, cosa por la que le estoy muy agradecida»

¿Por qué soy cristiano? VI

«Perchè non potevo essere altro. Tutto nasce da un momento di certezza in cui comprendi (per poi vivere) che per essere felice devi essere con Gesù, e non puoi altro. Scappa e sarai sempre infelice, quella è la dannazione. Invece, unito a Cristo, posso scoprirlo in ogni istante nelle cose che mi accadono intorno, perfino dentro di me, inspiegabilmente dentro quello che reputo sempre uno “stronzo”, e, allora, mi sento amato come nessun’altro. E nasce il sorriso, di felicità semplice e vera perchè è la gioia di essere con lui e in lui per sempre».

«Porque no podía no serlo. Todo nace en un momento de certeza en que comprendes (para después vivir) que para ser feliz tienes que estar con Jesús, y no puedes hacer nada más. Si huyes serás siempre un desgraciado. Al contrario, unido a Cristo, puedo descubrirlo cada instante de mi vida en las cosas que me ocurren alrededor, más aún dentro de mí, dentro de lo que he siempre creído que era un desastre (n.d.t.: he suavizado la expresión) y, allí, me siento amado como nadie. Y me nace la sonrisa, de una dicha simple y verdadera, porque es la dicha de estar con Él y en Él para siempre».

¿Por qué soy cristiano? VII

«Mejor dicho, intento serlo. Al principio Dios me empezó a conquistar viendo la felicidad en familias cristianas (sobre todo en los padres) normalmente pobres y con una vida “rara” con prioridades muy distintas a las del resto del mundo. Pero yo ya de niño veía que ellos tenían una felicidad inexplicable que en ese momento me llené de curiosidad, aunque quizá no me diese cuenta en ese momento.

Luego llegó la adolescencia, decidí intentar ser alguien para el mundo, no tardé en empezar a cometer pecados que me meterían en una muerte en la que aun hoy me coletea en mis momentos de debilidad. Uno de esos días que fueron un auténtico caos, no me quedo más remedio que suplicar clemencia a Dios, que por supuesto atendió mis suplicas.
Desde ese día intento hacer su voluntad, ya que siempre que consigo devolver una milésima parte del amor que Dios me ha dado a cualquier persona o situación que Él me pone delante soy plenamente feliz; nada en esta vida, de todas las cosas que venden por el mundo, se puede comparar a un detallito que te pueda hacer Dios (y no es que haga pocos). Nunca me ha fallado siempre que he hecho lo que he querido, me he puesto de cara a él y me ha vuelto a ofrecer una vida envidiable, llena de sorpresas y emociones, amándome hasta dar a su hijo en la cruz, pasando por todos los sufrimientos que paso y pasaré y pagando por todas las barbaridades que he hecho, creo que no hay más que apostar por él UNA vez en la vida para quedarse locamente prendido de este amor que por más que he intento explicarlo me quedo muy corto. Me siento la persona más afortunada, más querida y más comprendida del mundo, no se cansa de mí y estoy empezando a sospechar que cada vez me quiere más. Me da la sensación que me observa y le llena de felicidad cada vez que le elijo a él, o cada vez que ganamos juntos un combate y que llora cuando lo pierdo»

¿Por qué soy cristiano? VIII

«Soy cristiana porque tengo (tenía) un corazón sediento al que nada ni nadie le sacia (ba). Ni el amor de mis padres, ni el de mi hermano, ni el de mis amigos, ni los estudios ni el trabajo… hasta que conocí al Amado de mi alma que superaba todo amor al que yo podía aspirar. Y él me preguntó: «mujer, ¿por qué lloras?»… «Porque busco al amor de mi vida y no lo encuentro». Entonces, me llamó por mi nombre y me dijo «¡Levántate, hermosa mía y vente conmigo!» Ya veis, para mí ser cristiana es una necesidad por la que mi corazón está gimiendo desde el día en que nací y cada día gime hasta que lo encuentro y lo abrazó para no dejarlo jamás. Yo soy cristiana porque soy de Cristo y con Él estoy en medio de sus pequeños y así Él también me bendice, me cuida y me abraza»

¿Por qué soy cristiano? IX

«Soy cristiano católico porque se le ha ocurrido a Dios. Él ha puesto los medios, las personas, los acontecimientos. A mí se me ha pedido consentir. Primero a tientas y sin saber, de niño y de adolescente. Luego, cuando Él ha intensificado la densidad de nuestra relación, con la llamada al presbiterado escolapio y con la formación para serlo, se ha hecho más consciente y lúcido mi consentimiento (aunque no por ello menos frágil y pasivo: la iniciativa no ha dejado de ser Suya). Hoy, en medio de mi debilidad y de mi pecado, de tantos impedimentos a su llamada, no se me ocurre concebir una vida más bella, más plena, más inteligente, más racional, más natural, más sorprendente, más apasionada, más humanizadora, más interesante e intensa, más tierna y más digna del ser humano que la de seguir a Cristo Nuestro Señor en el cumplimiento de la Voluntad del Padre, bajo el soplo del Espíritu Santo.»

¿Por qué soy cristiano? X

«Soy cristiana porque el Señor es un gran seductor. Ha trabajado conmigo como un hombre que conoce todas las técnicas para enamorar al más infiel de los corazones. “¡Jamás me casaré contigo!”, le dije alguna vez. Pero Dios me ha seducido, poco a poco, sin que yo me diera cuenta para que no me pudiese resistir.

Como el mejor de los amantes me ha susurrado la palabra que necesitaba mi corazón en el momento justo, me ha llamado a la verdad, pero siempre diciéndome antes cuánto me amaba. Me ha hinchado de regalos y detalles: peregrinaciones, ángeles que me rescataron, una familia estupenda y mil cosas más.

Pero sobre todo, me he rendido finalmente a sus pies porque el Señor me ha hecho libre como el viento. ¡A mi que estaba vendida a los ídolos como una prostituta! ¡A mi que lo entregaba todo a cambio de nada! Y ahora Él me dice: «¡Descansa, ya basta! No me des nada, que yo te daré todo. Déjame sólo tomar tu pecado».

¿Quien se resistiría a un Esposo como este?»

¿Por qué soy cristiano? XI

«Soy cristiano porque a Dios le ha dado la gana. Él se me presentó: apenas había salido yo de las entrañas de mi madre (maravillosa manera de entrar en el mundo, todo sea dicho) y ya estaba escuchando su palabra. Dios destinó a mis padres la cotidiana tarea de hablarme de Él.

Mi alma desea el infinito incansablemente.

Por gracia de Dios formo parte de un cuerpo: la Iglesia. ¡Él me libre de verme algún día fuera de ella! Pues allí recibí la palabra de una promesa: Dios va a colmar mis deseos de infinitud. Cada realidad en mi vida me dirige a ello: “todo ocurre para bien de aquellos a los que Dios ama”.

Mi vida es una batalla constante puesto que aparece en escena el diablo con sus mentiras. Él ha endurecido mi corazón impidiéndome alcanzar la infinitud: la belleza y el amor. Pero Dios me ha prometido que vencerá, y soy cristiano por esa promesa, como Abraham. Ya la muerte y resurrección de su Hijo es garantía de que puede. Me justifica ante Él y me convierte en heredero de la Vida Eterna. ¿Cómo estar agradecido?

La vida sin Cristo no tiene sabor, ni sentido. Conocerlo abre las puertas de un futuro apasionante.

Quiera Dios permitirme poder anunciar esta realidad a todos los hombres.»

¿Por qué soy cristiano? XII

«Pues realmente no lo sé, pero lo soy, y la verdad es que no concibo no serlo. Creo que soy cristiano fundamentalmente porque Dios dispuso que así fuera y se ha empeñado toda mi vida en cuidarme y conducirme hasta un conocimiento más profundo de Él, de su Amor y de su plan de vida para mí.

Me hizo nacer en una familia cristiana donde mis padres, con su enseñanza y ejemplo, me inculcaron el cristianismo en lo más profundo de mi ser, pasando a ser algo que siento consustancial a mí. Me rodeó de amigos cristianos en un colegio cristiano y con una sabiduría y pedagogía increíble me fue enseñando que la “teoría” que me habían transmitido mis padres se hacía práctica en mi vida. Toda mi vida me ha preservado de muchas cosas y me ha rodeado de ángeles que me han acercado cada vez más a Él.

El hecho determinante fue darme a la que hoy es mi mujer. Por ella entré plenamente a formar parte de una Iglesia viva, donde empezar a madurar el gran regalo de la fe transmitida por mis padres, a descubrir la riqueza de las Escrituras, a conocer la Sabiduría, etc. Todo esto puede parecer muy teórico pero no puede ser más práctico. Mi vida cambió radicalmente.

Hoy en día veo como toda mi vida tiene sentido y está fundamentada en Cristo. Poniendo a Cristo en el centro de mi vida me ha ayudado a disfrutar realmente de todas las cosas que he tenido que poner en segundo lugar (familia, amistades, trabajo, éxito, prestigio, dinero…) y que anteriormente, cuando eran lo primero no me hacían feliz pues les pedía la vida que sólo Dios puede dar. Renunciando a ellas me las ha concedido desbordando mis expectativas. En cierta medida se podría decir que mi fe ha sido ratificada de manera empírica.

La razón a veces nos pone mil trampas, planteándonos dudas elevadísimas sobre cosas que escapan claramente a nuestro entendimiento: la santísima Trinidad, la resurrección de la carne, el limbo y el purgatorio, etc… Pero, si todas las pequeñas cosas que el cristianismo me propone para mi día a día se han manifestado y las he experimentado personalmente como ciertas, en ocasiones incluso en contra de mi razón, ¿cómo no van a ser verdad también estas grandes cuestiones que no alcanzo a entender?

En definitiva, soy cristiano porque he podido experimentar en mi vida que abandonarme a la voluntad de Dios y cumplir sus mandamientos es la Verdad. Vivir como un cristiano es lo que me hace verdaderamente feliz.»

0 Responses to “¿Por qué soy cristiano?”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Una luz en la noche

"Observad con más frecuencia las estrellas. Cuando estéis apesadumbrados mirad las estrellas o el azul del cielo. Cuando os sintáis tristes, cuando os ofendan…entreteneos… con el cielo. Entonces vuestra alma encontrará el sosiego" Pavel A. Florenskij

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 37 seguidores

Entradas antiguas

calendario

visitantes

  • 104,055 visitantes

localización visitantes


A %d blogueros les gusta esto: